jueves, 19 de enero de 2006

DEPORTES DE AVENTURA

Acabo de llegar de comer en un Lestaulante Chino. Me gustan mucho los deportes de aventura, pero como soy pobre y no puedo pagarme el curso de submarinismo, el parapente y el quad, pues de vez en cuando voy a uno de estos sitios tan enigmáticos e imprevisibles.

La primera en la frente; entro y no había ni un alma, todo el local vacío, y al fondo una china sentada y mirándome con mirada desafiante (por sus ojos claro, no por nada). Me pregunta si venía solo y me coloca en una mesa que no me gustó nada: me dejaba de frente a la puerta de entrada, con lo que todo el que entrara (pensando yo que iba a entrar alguien mas) iba a encontrarse conmigo de cara y con la boca pringada del antioxidante naranja que le echan a todo.
Cuando me senté me encontré con que me había colocado frente a una televisión y pensé “guay, la china se ha enrollao y ahora me va a poner las noticias...”... Y UNA MIERDA!!! La tele estaba conectada a un dvd y tenían puesto un karaoke chino. Era espeluznante. Videoclips de música dance y tecno subtitulados en chino, que me hicieron pensar en dos cosas:
1.- Que en china se hace un dance y tecno que son una mierda, igual que en España.
2.- Que existen chinas que están buenísimas, cosa impensable para mi hasta ahora.

Después de ver cuatro videoclips, de comerme medio rollito de primavera y de seguir sorprendido por lo buenas que estaban las cantantes chinas, empecé a darme cuenta de que todo formaba parte de una estrategia de anulación y lavado de cerebro para secuestrarme y convertirme en cerdo agridulce, plato estrella del menú de para esta noche.
A partir de ahí intenté mirar a todos sitios menos a la pantalla. Eso fue casi peor, porque la decoración era tan rara que casi me mareo. Predominaba el rojo en el mobiliario, y las paredes estaban decoradas con murales y motivos de los típicos paisajes orientales: lagos con cascadas y puentes, cisnes, letras chinas, dragones y... FOTOS DE MOTOS. Si, fotografías de competiciones de motociclismo de los años 70. Eso también me desconcertó, pero me recuperé y volví concentrarme en mi único objetivo:
seguir comiendo e intentar no caer en sus garras.
Para eso recordé un método que inventé hace años y que utilizaba en la asignatura de Química de 3ºBup: Me concentraba profundamente hasta llegar a un estado mental en el que mi sentido del oído, mi mente y mis sentimientos quedaban en stand by, contrarrestando así cualquier posible ataque externo y evitando sufrimientos.
Me salió bien la jugada y conseguí terminarme el "arroz tres delicias" y el postre sin que los orientales se salieran con la suya. Pagué y me fui.

Cuando salí me crucé con una chica joven. Sentí miedo y pena por ella, pero estaba tan agotado que no tenía fuerzas para avisarla de lo que le iba a pasar... ¿conseguiría salir de allí? Nunca lo sabré... Solo sé que un gran cartel anunciaba el plato estrella del menú de mañana: TERNERA CON PIMIENTOS.

1 comentario:

Chino Cudeiro dijo...

Tu tenel ploblemas, niña no pasal nada...
Hatori Hanso ilá a hacelte visita de coltesía...