miércoles, 10 de diciembre de 2008

EL MANTECAO

Ese amigo, que nos acompaña en la mesa por mucho tiempo, 2 meses antes de navidad y 3 después, porque no hay huevos a comérselos todos.
El mantecao originariamente se creó para dar de comer a las víctimas de catástrofes naturales ya que al mezclarlo con agua triplicaba su tamaño y con solo dos unidades se podía alimentar perfectamente a una familia de 4 miembros.
De joven sueles rebuscar entre la cesta de mantecados que adorna el centro de la mesa, buscando alguna bola de coco, ferrero roché o moneda de chocolate, conforme crecemos dejamos de rebuscar y nos metemos los mantecaos estándar de 2 en 2 mojados en café.

Antiguamente solo había un modelo de mantecado, el del papelillo blanco transparente, hoy en día hay millones de combinaciones y el primo mazapán que se suele colar en estos eventos, todos ellos adornados con su traje de plata y escudos nobiliarios falsos.

Os dejo unas recomendaciones para un consumo sano del mantecado:

a) No mezclar bajo ningún concepto con agua, se puede expandir en la garganta y asfixiarnos.

b) Nunca se caducan, pero la dureza que adquieren, puede partir diamantes.

c) Ofrece a los invitados jóvenes para echarlos de casa.

d) No ofrezcas a los invitados viejos para echarlos de casa.

e) Si te quieres quitar una borrachera de golpe, come mantecao.

f) Si te pierdes en el monte lo puedes usar de almohada

Y ya que estamos, aquí va una receta:

ingredientes para 2:


2 mantecados
300 gr harina
1 bote de alquil
periódico

Triturar los mantecados, juntar con la harina y el alquil y mezclar bien con papel de periódico previamente mojado. Mueve la pasta y déjala reposar unas 3 horas, una vez seca ya tienes tu mejunje y ahora a arreglar bollos del coche, juntas de baldosas, empastes de dientes, o hacer figuritas.

10 comentarios:

carlosmondovega dijo...

tio, es verdad... de joven buscaba mas el chocolate, el bombón... y según voy cumpliendo años, me van gustando mas los mantecaos clásicos: lease turroncitos, alfajores, roscos de vino...

Retroyonki dijo...

Está claro, el mantecao es el alimento del futuro, el único que sobrevive a una explosión nuclear.

Anónimo dijo...

Carlos tiene una anecdota graciosa con una bolsa de mantecados puesta en la entradita de casa de sus padres, y el la confundio con otra cosa.
Que la cuente, venga...

carlosmondovega dijo...

A pesar de la falta de aclamación popular, voy a contar mi anécdota mantecaera; es muy fácil:
Llega mi madre de hacer la compra y trae las bolsas con los mantecaos recien compraos. Los deja en la cocina, en el suelo. Al rato dice: CARLOOOOS, BAJA LA BASURA. Y yo voy, cojo la bolsa de basura y bajo al contenedor. Al día siguiente oigo decir a mi madre: QUIEN BAJÓ LA BASURA AYER?? y digo yo, superorgulloso: YO, YO, YO... HOY LE TOCA A OTRO... QUE AYER LA BAJÉ YO... FUI YO!!!... y diu ella PUES VALE, HAS TIRADO LAS BOLSAS DE MANTECAOS RECIEN COMPRADOS.
fin.

Habitantesdelbasureromunicipal dijo...

Pues sí. Gracias a Carlosmondovega ese año comimos mantecaos a chorrón!! Y sin bichos ni ná!!

carsol dijo...

Anónimo, me has adelantado, en cuanto he leído el post iba a contar la anécdota...(es que fue muy graciosa y en mi casa todos los años la madrina del protagonista se acuerda y se parte de risa).
a mí siempre me han gustado los de canela, pero es verdad, cada vez me gustan más los demás, y si hablamos del turrón duro...

tan solo una cerilla dijo...

carlos: salvaste a tu familia de una horrible Navidad con mantecaos...deberian haberte hecho un homenaje...no hay nada mas asqueroso en estas fechas que esa cosa harinosa...

chiquidesign dijo...

siempre quisiste ser basurero

carlosmondovega dijo...

Hombre, la anécdota tuvo como positivo, que mi madre, volvió a comprar mantecaos, aunque esta (segunda) vez lo hizo en menos cantidad y solo de los que nos gustan, lo que garantizó que antes de reyes ya se hubieran acabado.

Anónimo dijo...

Mira, aquí tienes una aplicación de Papá Noel ^^

http://www.diseloconunhofmann.com/