jueves, 19 de abril de 2012

ENTRE ÁLAMOS

Por designios del destino llevo un tiempo haciendo cursos con gente mayor (40-50) y lo que realmente estoy aprendiendo de ellos es que o en sus casas no hablan o tienen muchas ganas de que los jóvenes les oigamos porque mama mía la semanita que llevo.