viernes, 20 de abril de 2012

A CIENdo el tonto.

Si alguien te dice: Me pones a cien. No le eches muchas cuentas, el corazón de una persona sedentaria, suele ir a ese ritmo simplemente andando, trabajando sentadito o viendo televisión. Así que esa farse equivale a: Cuando te veo respiro a mi ritmo normal, Al oir tu voz la sangre circula a velocidad estandar por mis venas o Cuando oigo tu nombre mi estómago segrega jugos gástricos para realizar la digestión.

A no ser que me pones a cien te lo diga Miguel Indurain que entonces quiere decir que se sale del mallot cuando te ve.