miércoles, 24 de marzo de 2010

COMPLUTENSE SEGURA

Si visteis ayer las imágenes o el video de la agresión al rector de la Complutense seguramente sintiérais la misma rabia que yo, verdaderamente es una pena que pasen estas cosas en el S. XXI, y es que siempre pagan los mismos, el pobre hombre se vio indefenso pero se acordó del día que hizo el juramento de su cargo y sacó fuerzas de donde no tenía para aguantar las hordas de jóvenes exaltados reclamando justicia. Y bajo mi humilde punto de vista consiguió permanecer como todo un señor durante el transcurso de la discusión, eso es un profesional.

Tenemos nuevo ídolo "the segurat", desde aqui mi máximo apoyo al segurata secajo que acaba sudando y apoyado en el coche mientras aparta jóvenes a diestro y siniestro con el traje medio roto, despeluznado y agotado fisicamente, mientras cuida al fanegas del rector para que entre en su cochazo por un sueldo de 1000 euros.

Seguratas del mundo (cruzcam sobre todo) ese es el espítiru.

4 comentarios:

carlosmondovega dijo...

Lo mejor es la razón por la que los estudiantes-justicieros de turno hicieron pasar el mal rato a este pobre hombre... crisis? paro? mileurismo? plan bolonia?... NO.
Casi apalizan al rector porque quiere convertir tres colegios mayores segregados por sexos en colegios mixtos... tooooma toma toma!!!
Para que luego digan que la juventud es insensible y no se manifiesta por temas importantes.

Fernando dijo...

si estos son lo que estudian......apañaos vamos. Me voy a exiliar

Sergio dijo...

He sentido vergüenza ajena al ver el video. Lo peor de todo es que la mayoría de esta "gente" que ocasionan estos alborotos carecen de cerebro y ni saben porque se manifiestan, sólo van a meter follón o para irse después a beber cervezas y comentar lo machotes que han sido. Si ya lo dice mi padre un par de hostias en su justo momento sanan a cualquiera.....

Navy Blue dijo...

Estoy perpleja y no he querido ver el vídeo entero porque de verdad me da mucha pena el pobre hombre.

Exiliada ando yo, pero es que con cosas como ésta se me quitan las ganas de volver.