viernes, 20 de marzo de 2009

DOLORTERAPIA

Ayer me dieron una paliza, aromática pero una paliza al fin y al cabo, una chica de negro saltó sobre mi espalda cual ninja, y con las manos aceitosas (vendría de cortar jamón) se lió a pegarme en la espalda golpes sin que yo, aturdido por los aromas, la luz tenue y los discos de chill out, me pudiera defender.
Me pegó en el cuello, en la espalda y el los lomos, haciendo especial hincapié en las lumbares, se ve que era una maestra en mortal espaldaca touch.
No pude reconocerla por la poca luz que había en la habitación, pero seguramente fuera o fuese una ex novia dolida por algo que hice o dije mientras compartíamos fluidos.
Al lograr escaparme de la paliza, me di cuenta de que también me había quitado 26 euros, pero por flojera, y quizás también por miedo, no volví a reclamar lo robado.

No voy a denunciar por que hoy me he levantado nuevo y sin contracturas, incluso de mejor ánimo.

Tengo algunos datos de ella, se que es fisioterapeuta y que trabaja en Balnearia, si la veis corred, irá a por vuestras espaldas.

2 comentarios:

carlosmondovega dijo...

denunciala

O Traveseiro dijo...

A mí también me meten una buena somanta de hostias. La primera vez me robó 23 euros, pero ahora "solo" 20. No hay queja.