domingo, 14 de noviembre de 2010

Aquellos maravillosos Daños

Capítulo 8:pirotecnia

De jóvenes teníamos una fascinación insaciable por los mecheros y los petardos, creo que era el único juguete que estaba todo el año en las tiendas, sin restricción alguna.
Lo de tirarlos al aire perdía la gracia a los 3 nano segundos de haber tirado el primero, por lo que se empezaban a buscar técnicas más destructivas: en latas, en papeleras, en buzones, en portales y la joya de la corona "en mierdas".
La técnica de poner petardo en mierda no era fácil, necesitabas la coordinación de una gimnasta rusa, la templanza de un Tedax y la velocidad de una gacela salvando su vida.
Lo malo de esta técnica es que los petardos solían ser de mala calidad (y eso que antes no existían los supercienes) y muchos de ellos no explotaban o tardaban demasiado, en mi barrio a esos petardos se les llamaba maricones (no estábamos sensibilizados con el tema homosexual todavía), por eso si te salia un petardo malo en la técnica de la mierda, sabías que esa tarde habría ruleta rusa.

No se me quita de la cabeza ese Carapijo (el vecino del 6º) con la cara llena de mierda intentando encender de nuevo un petardo fallido.
Los niñacos de jarray empezaron así pero se les fue de las manos el tamaño de los petardos.

3 comentarios:

unrealex dijo...

yo ya casi tengo 30 me kedan 2 y sigo jugando kon mecheros y petardos es mas ahora mismo me estoy fumando uno gordo...gordo...komo los del jarrai

carlosmondovega dijo...

mama mia... el carapijo... que ahora vende tarjetas del cortinglés...

Miracielos dijo...

Ahora me explico porqué nadie se para con él en el EnglishCut...